Gracias

Esta es la historia de un emprendimiento que entendió todo: KIITOS nació como una pastelería, pero su identidad superó las barreras de lo puramente comercial para convertirse en una herramienta de construcción y de solidaridad con la comunidad. Por este motivo, queremos agradecerles de corazón.

GRACIAS por estas cookies que donaron para los chicos y chicas de “Altita en el cielo”. También por poner el alma en cada ingrediente, en cada galletita, en cada pieza de su trabajo.

GRACIAS por mirar más allá. Por no tener límites para la dedicación. Porque, además de lo que se ve en fotos, donaron montones de juguetes que ellos mismos se encargaron de recolectar, limpiar y arreglar.

GRACIAS por transmitir valores a través de la pastelería.

GRACIAS a Lorena por esas manos mágicas de pastelera. GRACIAS a su pareja, Sebastián, quien puso el corazón en acondicionar los juguetes. GRACIAS a sus hijas, que desde muy pequeñas entendieron la importancia de la colaboración dentro y fuera de la casa.

 

GRACIAS, en finés, se dice KIITOS. Nunca mejor puesto un nombre.

Publicado en Historias.