Cinco años de un estilo de vida

Recién estábamos aprendiendo qué era esto. Medio que hacíamos lo que podíamos, pero hasta ese momento todo había salido bastante bien. Ni nos acordamos cómo, nos comentaron que una tal Aurora tenía un comedor en José C. Paz, que necesitaba de todo. Y hacia allí fuimos con casi todo lo que necesitaba.

Aurora estaba en silla de ruedas, feliz porque le habían prometido que le estaban por conseguir una pierna ortopédica. Dentro de la precariedad en la que vivía, se las arreglaba con sus hijos para darle de comer a unos cincuenta chicos que iban todos los días. Nos contó su historia, cómo era su día a día, que planes tenía para el futuro. Fue una charla entre amigos con lágrimas y risas. De repente, Aurora se nos acercó y nos dio un paquete. "Esto es pan que hicimos nosotros, es un regalo para ustedes". Le dijimos que de ninguna manera, que lo utilizaran para los chicos del comedor, pero nos respondió: "Después de todo lo que nos trajeron, necesito compartir con ustedes aunque sea un poquito de lo que sé hacer".

Ese día, descubrimos cuál es nuestro objetivo como grupo: compartir lo que tenemos; sumar cada vez a más gente para que haga lo mismo; solucionar pequeños problemas que tengan personas, comedores, hospitales, escuelas o quien sea. Y también entendimos que no lo íbamos a tomar a la ligera, sino que nos íbamos a organizar para lograrlo basados en la constancia, en alcanzar como sea los objetivos y, fundamentalmente, con buena onda. Entonces armamos un equipo que habla todo el tiempo con los comedores. Otro que se contacta con colaboradores y empresas que nos ayudan. También están los que planifican la comunicación, los que arman cursos, los que hacen las compras, los que administran, los que desarrollan softwares... Todos siguiendo siempre ese objetivo de compartir lo que se tiene, que puede ser material pero sobre todo el tiempo, la capacidad y la experiencia.

Estamos tan orgullosos de lo que logramos hasta ahora que realmente no podemos creer que ya pasaron cinco hermosos años. Etapa en la que crecimos enormemente, que ni siquiera una pandemia nos frenó. Tenemos las mismas expectativas que el primer día, las mismas ganas, la misma responsabilidad. Sabemos que nos falta todavía mucho camino por recorrer, pero es mucho más fácil recorrerlo acompañados. Te esperamos...

Publicado en Historias.